Velocidad = Distancia / Tiempo

En clase de física te enseñan que la velocidad media de un objeto corresponde a la distancia recorrida por un objeto dividido por el tiempo transcurrido. Entonces, utilizando esa fórmula básica, y conociendo el tiempo y la distancia entre el objeto y el destino, fácilmente puedes conocer el valor de la velocidad. Ahora bien, el asunto se pone complicado cuando no sabes dónde está parado el objeto o hasta donde ha realizado su recorrido. Más complicado aún cuando desconoces el tiempo porque simplemente no fue medido. Traduciendo esto al día a día, ¿Qué es lo que realmente nos frustra, la velocidad con que ocurren los acontecimientos, el tiempo que toma que ocurran, o la distancia que nos separa de ellos? Los tres factores están relacionados, los tres varían y los tres nos roban la calma en muchas ocasiones, pero… realmente deben robarnos la calma? ¿O somos nosotros los que determinamos estas medidas y su impacto en nuestras vidas? Al final del día son resultado de estudios y definiciones humanas. Por lo que si algo sucede más rápido o más lento de lo esperado, podemos elegir pensar que es el momento adecuado y no desesperarnos por factores que varían de acuerdo a infinidad de eventos.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: